19.2.09

40 y 20

Cuando Claudia y yo entramos al restaurant mexicano el mesero que nos conocía nos atendió enseguida, pedimos lo mismo de siempre, nuestro acostumbrado helado de vainilla con tequila y extra dos shots de la misma para cada una.

Mientras esperábamos el pedido estábamos super entretenidas, a mí siempre me gustaba hablar con ella porque me llevaba 6 años de edad... va el helado, buenísimo como siempre, el primer shot, el segundo...

Regresa el mesero con dos copas de vino tinto, que a mi parecer en ese momento era pura confusión, pero no... en la mesa del lado estaban sentados dos caballeros que hasta ese momento me había percatado de su presencia, ensacados y aparentaban ser extranjeros, ellos nos habían enviado las dos copas y a preguntar si se podían sentar con nosotras... claudia asintió sin pensarlo dos veces.

La conversación estaba poco interesante, hacían muchas preguntas sin saber que odio que me cuestionen tanto, sin embargo Claudia estaba en sus aguas, noté desde el principio que le había gustado uno de ellos, el más joven... era lógico...

Nos terminamos de tomar las copas de vino y fuimos al barcito que quedaba atras, seguimos tomando vino y yo había dejado atrás la timidez... conversábamos muy fluído a tal punto que sentía que el hombre mayor se me acercaba cada vez más que se dirigía a mí cuando hablábamos... que hago ahora??? me siento que no puedo controlar la situacion!!! ay dios y este hombre??? que haaaago???... ya Claudia se había desaparecido de mi vista y el otro joven tambien... donde estaban??? me habían dejado sola con este tipo que me cuestiona tanto y pasa sus manos por las mias, yo sentía una piraña al lado mio.

Me invitó a dar una vuelta a caminar por los valcones que dan al río, fuimos hasta la fuente y ahí me preguntó mi edad, le respondí 20... -mi niña eres jovencita por eso es que te expresas con tanta ingenuidad... -y tu que edad tienes?? -yo tengo 40, te doblo la edad... -si, en realidad me doblas la edad y las experiencias también me imagino... nos reímos mucho en ese momento, el era muy jocoso a pesar de que lo veía como una piraña... pero a todas estas no volví a ver más a Claudia pensaba yo...

Ahí en la fuente nos sentamos a ver las estrellas, a hablar un poco y yo por fín me atreví a saber un poco más de el... era español, un alto ejecutivo de una línea de productos para el cabello, se le notaba por encima de la ropa la educación y mucha sabiduría...

Me besó, nos abrazamos y nos quedamos cerquita por un buen rato... se sentía una sensación tan extraña, se sentía protección con un desconocido, se sentía calor con un hombre que había conocido horas antes... el tiempo estaba pasando rápido, eran casi las 4a.m., nos despedimos como dos niños con verguenza... no podía creer lo que estaba pasando aún bajo los efectos del alcohol.

Llegué despacito para no despertar a mi amiga, fue inútil... -donde estabas?? traje tus materiales que dejaste botados en el laboratorio y no terminaste las tareas... me reí muchísimo, no respondí nada en ese momento, pero ella seguía insistiendo... -porque traes la boca roja???... al verme en el espejo noté que el roze de sus vellitos que salían arriba de su boca me habían marcado al haberme depilado ese mismo día... -ya no me digas que hacías, pero por lo menos con quien fue... -no lo conoces, yo no lo conocía tampoco, fue en la fuente frente al mercadito... -pero, no lo conocías?? explícame... -lo conocí en el mexicano y de ahí fuimos a dar par de vueltas por aquí mismo, el olía rico es mucho mayor que yo tiene 40 años, me invitó a pasar el día de mañana con el en su villa y a jugar golf... -yo me imagino que todo esto fue obra de Claudia, verdad???... -no, fue con mi boca que sucedió y con la de el, Claudia se desapareció antes de tiempo... -no creo que vaya mañana.

Midió el tiempo, llamó a las 5 de la tarde justo cuando entraba a la residencia, cuando entré a la cabina de teléfonos el portero me entregó un ramo de rosas rojas con una nota muy romántica para mis espectativas, me había comprado ahí mismo y sin haber contestado su llamada... que inteligente el pensaba yo... todo friamente calculado... -hola!!... -hola mi niña caribeña, como has pasado tu día??? te estoy llamando para pasarte a buscar ya que no viniste tempranito, no me llamaste... no sabía como responder a esa voz del otro lado del teléfono que sonaba con tanta sensualidad... -estoy bien gracias y tu??... con mas verguenza que otra cosa... -no fuí porque tenía clases, tu sabes donde esta Claudia??? no fue a clases hoy... -si, la vi esta mañana con jorge, jugaban golf juntos cuando los vi, esperaba que vinieras igual que ella... -disculpa, ya sabes que tenía clases, no quería faltar... -entonces a que hora paso por ti??? vamos a cenar temprano aquí en la villa, te tengo una sorpresa... -ven en una hora, tengo que arreglarme.

La sala estaba llena de pétalos de rosas blancas y música suave, es mago también pensé yo, el aroma a vainilla de los velones encendidos me transportaba... fue un derroche de vinos, quesos, besos y caricias, cenamos junto a la piscina bajo la luz de la luna... caminando por el pasillo hacia las habitaciones el iba dejando parte de sus prendas sin saber que la inocencia y la diferencia de edad no eran su mejor aliado...

2 comentarios:

Guido Gil Buonpensiere dijo...

Pero muchachita!!!

Taba metia a avion... jejejeje

Muy buena la anecdota.., que tu mami no la lea...

jajajajajajaja

Annie dijo...

Fantasia o realidad?

Un Abrazo