23.10.09

Trip to LA VIDA


Un viejo amigo en edad y en tiempo de conocernos, a mi me encanta visitar a este hombre porque habla de una forma que yo diría que nadie lo hace como él, es un ser demasiado civilizado... siempre entiende mi rebeldía aunque no la apoya, tampoco mis vicios, ni mis malcriadezas.
Este tiene una serie de conocimientos que van por el mismo camino que estoy recorriendo, a pesar de mi temperamento, que pienso algún día en la vida bajar la guardia y no hacer tanto lo que me da la gana porque vivo en un mundo lleno de gente, siempre llegamos a la conclusión de que no me gusta mucho la gente, no entiendo a la gente, no entiendo la vida que se vive de afuera hacia adentro, odio los tumultos y las filas porque están formados por gente y sin embargo tengo que hacerlo... los pocos que me llenan y me interesan por suerte me entienden... ufff... y de que he cambiado, pues he cambiado, yo misma me felicito porque en años atrás yo mandar a la gente a freir tusa, cantarle su mañanita y darme un trago de agua era lo mismo.
El viejito me preguntó si me acordaba o si había vuelto a desaparecerme sin dar razones ni motivos como lo hacía antes, yo vivía de pueblo en pueblo, una vez me desaparecí por par de días que hasta la policía me andaba buscando, el día que regresé yo prefiero ni acordarme... puse a todo el mundo vuelto loco y yo gozandome la vida, que va... si ya tengo un hijo y no lo puedo hacer, lo que sí le dije es que ganas no me faltan de degaritarme y volver en par de meses, fíjate de mi amiga de NJ me ofreció su casa pero es que mi niño tiene clases, estoy atada, pero y si yo cambio y luego no soy yo?? esta misma amiga me dijo el otro día que, que pena que para esos tiempos no habían cámaras digitales, porque nosotras nunca andábamos con una, pero es que ni muerta me aparezco yo a que me revelen un royo con semejantes fotos... este mundo es muy pequeño, aquí todo el mundo se conoce mamita!!

Lo que si yo pienso es que los demás no tienen la culpa de que yo me siga degaritando... aunque sigo amando y extrañando mi libertad, mi bultico y mis chancletas...

2 comentarios:

Arturo Ruiz dijo...

Tremendo desahogo! Me siento identificado con el en cierta forma. No conozco otra posesion mas preciada para mi que mi libertad.

No hace mucho estuve dispuesto a sacrificarla, por suerte hoy doy gracias a Dios de que las cosas tomaron su rumbo y hoy de nuevo soy el que siempre fui.

Y es cierto, uno no puede vivir para la gente, pero lamentablemente, vivimos con la gente y reconocer que mis derechos terminan donde comienzan los de los demas, me ayuda a lidiar con esos mismos pesares que sientes.

Cheers!

Rosita Colourfull dijo...

gracias Arturo por tu visita, mira que yo no lo veia como un desahogo sino como algo mas que me paso por la mente, pero ahora que tu lo dices es verdad... :)